La Educación Silenciada. La Casa del Niño de Arucas es una obra que recoge un duro trabajo de investigación histórica, que se ha nutrido no sólo de las fuentes documentales, escritas y visuales, algunas depositadas en el Archivo Municipal, sino sobre todo de las fuentes orales, especialmente de las entrevistas realizadas a sus protagonistas, las niñas y adolescentes, hoy mujeres adultas, también a las que trabajaron en el hogar y a sus cuidadoras, las monjas. Unas jóvenes que vieron cómo eran educadas en el silencio, en el secretismo de la sociedad del momento, en el olvido, en la ocultación e imposición impuestas por ley y, a veces desgraciadamente, por una tradición mal entendida.

 

        Como Concejala de Patrimonio Histórico y de Políticas de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres del Ecxmo. Ayuntamiento de Arucas, es un honor hacer posible con nuestra colaboración que este libro vea la luz, y que sirva para hacer visible una realidad que, mujeres y hombres de esta época, debemos conocer para comprender nuestro presente y valorar y reconocer el pasado, este pasado que refleja cómo vivieron muchos niños y fundamentalmente muchas niñas, en un espacio que no era más que el reflejo de esa sociedad del momento.

 
        La presentación del libro se hace coincidir con la celebración en este mes de marzo del Día Internacional de la Mujer, precisamente una fecha, el 8 de marzo, para expresar el compromiso de continuar trabajando por conseguir una sociedad más justa, igualitaria y solidaria, en la que creemos como única forma de vivir.
 
       La Casa del Niño era para quienes vivíamos en Arucas una desconocida, una verdadera incógnita. Se sabía que vivían unas jóvenes y que las cuidaban las monjas, en definitiva se creía que era un orfanato, pero poco más. Tenemos una deuda histórica con unas y con otras, con las religiosas por la labor que realizaron, pero, sobre todo, con ellas, con 11 aquellas niñas. El centro de acogida vivió un tanto aislado de la Ciudad, pero quizás Arucas también le dio la espalda. Esa deuda debemos empezar a pagarla con la edición de este libro, impulsando el documental sobre el Hogar y divulgando su memoria.
 
        Este trabajo es, sin duda, un ejemplo de hacer historia, sobre todo, la femenina, tan pocas veces tratada y valorada. Con él se realiza un reconocimiento más allá de nuestro municipio, pues la mayor parte de las niñas que residían en este Hogar procedían de otros pueblos de la isla e incluso de otras islas. Vaya para todas ellas también nuestro reconocimiento.
 
         Valga desde aquí nuestra felicitación a Rafael Álvarez Álvarez y a Manuel Abrante Luis, para que cunda su ejemplo, por devolvernos nuestra historia, nuestra historia silenciada durante muchos años.

 

 

Aurora I. Moreno Santana

 

Concejala de Políticas de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres y
Concejala de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Arucas
© Revista BienMeSabe.org Asociación Cultural